InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones Jueves Santo Misa Vespertina de la Cena del Señor, 21 de...

Moniciones Jueves Santo Misa Vespertina de la Cena del Señor, 21 de abril de 2021

Monición de entrada

Con esta Misa Finalizamos la Cuaresma y comenzamos el Sagrado Triduo Pascual. El Jueves Santo sintetiza la fe de la comunidad cristiana. Es día de intimidad, de oración, de compromiso fraterno, de alianza, de amor.

Son tres los misterios que recordamos los cristianos en esta misa: la institución de la Eucaristía, la institución del Orden Sacerdotal y el mandamiento del Señor sobre la caridad fraterna.

Con mucha alegría y devoción comencemos las celebraciones de este Triduo Pascual. De pie, cantemos todos.

Moniciones a las lecturas 

Opción 1: Monición única para todas las lecturas

Las lecturas del día de hoy giran en torno a la celebración de la Cena Pascual que realizaban los judíos, misma que también celebró Jesús, a la que le dio un nuevo sentido, tal como lo narra San Juan en su evangelio y nos lo recuerda San Pablo. La Pascua (paso) se extiende a lo largo de la historia de la salvación en tres acontecimientos concretos: La Pascua del antiguo pueblo de Israel (1a lectura), La Pascua de Cristo (Evangelio) y nuestra propia Pascua, la de la Iglesia (2a lectura).  Escuchemos con atención.

Opción 2: Moniciones para cada lectura

Primera lectura (Éxodo 12, 1-8. 11-14)

Escucharemos un texto del libro del Éxodo, que describe cómo celebraban y siguen celebrando los judíos su cena pascual, empezando por aquella noche decisiva de su historia, cuando Moisés, con la ayuda de Dios, los sacó de Egipto y se inició el éxodo de su liberación. Escuchemos atentos.

Salmo responsorial (Salmo 115)

 Con el salmo 115 damos gracias a Dios por los beneficios que recibimos de su generosidad. Respondamos: 

Segunda lectura (Corintios 11, 23-26)

Ante algunos problemas surgidos en las celebraciones litúrgicas de la comunidad de Corinto, San Pablo les da instrucciones sobre la celebración de la Eucaristía, de acuerdo con la tradición que él recibió.

Escuchemos a continuación el más antiguo de los relatos  eucarísticos del Nuevo Testamento.

Evangelio (Juan 13, 1-15)

También Jesús celebró, como los otros judíos, la comida del cordero en la noche de Pascua. Pero él le dio un nuevo sentido a aquella celebración. Quiso dar a sus discípulos una muestra del amor inmenso que les tenía y de servicio, al lavarles los pies. Abramos el corazón al mensaje del Evangelio  de San Juan: amar hasta el extremo.

Oración de los fieles

Oramos a Dios Padre, que en Jesucristo su Hijo nos ha amado hasta el extremo, y digámosle con amor filial: «Por tu infinito amor, escúchanos, Señor.»

  1. Por la Iglesia, cuerpo de Cristo; para que guarde la unidad en la caridad, que quiso para ella Jesucristo, y así el mundo crea. Roguemos al Señor. 
  2. Por todos los ministros consagrados de la Iglesia, para que su vida sea siempre, a imagen de Cristo, servicio y entrega a sus hermanos. Roguemos al Señor. 
  3. Por nuestros gobernantes, para que aprendan de Cristo a servir con amor y entrega a sus pueblos y todo su trabajo lo hagan sin egoísmos y sin distinción alguna. Roguemos al Señor. 
  4. Para que aprendamos a servirnos unos a otros con amor fraterno, especialmente con aquellos más necesitados de nuestra sociedad. Roguemos al Señor. 
  5. Por nosotros, reunidos hoy para participar de la Cena del Señor, para que, siguiendo del ejemplo de Cristo, vivamos la urgencia del mandamiento nuevo de amar a todos, incluso a los que no nos quieren. Roguemos al Señor. 

Presentación de las ofrendas

Hoy llevamos al altar de una manera muy especial las ofrendas de Pan y Vino, que fueron consagrados por Cristo en la última cena y convertidos en su cuerpo y su sangre. Hoy viviremos nuevamente ese hermoso gesto de amor suyo para cada uno de nosotros. Cantemos todos…

Comunión

Cristo nos amó hasta el extremo y por eso quiso también quedarse bajo las especies de Pan y Vino para que podamos alimentarnos de su Cuerpo y su Sangre. Acerquémonos solemnemente a participar de este gran banquete Eucarístico.

Final

Ahora nos corresponde a nosotros ir al mundo y vivir con nuestro prójimo el mandamiento del amor que hoy nos ha dejado el Señor, convirtiéndonos en servidores de los demás. Solo con nuestro ejemplo haremos un mundo mejor y atraeremos hacia Cristo a los alejados de la Iglesia.

Vayamos a vivir plenamente los acontecimientos pascuales.


 AYÚDANOS: Comparte en tus redes sociales y déjanos tus comentarios.

Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Más popular

Don de Temor de Dios

Don de Piedad

Don de Ciencia

Comentarios recientes