viernes, febrero 23, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y Lecturas 31 de mayo de 2023: Fiesta de la Visitación...

Moniciones y Lecturas 31 de mayo de 2023: Fiesta de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María

Monición de entrada

Queridos hermanos, una alegría especial llena hoy nuestros corazones al recibirles en la casa de Dios para celebrar la clausura del mes mariano, con la Fiesta de la Visitación de la Bienaventurada Virgen María. Sean todos bienvenidos.

Esta fiesta nos recuerda el viaje la Virgen María al encuentro de su prima Isabel, que estaba embarazada de un hijo en su ancianidad, y a la que saludó. Al encontrarse gozosas las dos futuras madres, el Redentor que venía al mundo santificó a su precursor, que aún estaba en el seno de Isabel, y al responder María al saludo de su prima, exultante de gozo
en el Espíritu Santo, glorificó a Dios con el cántico de alabanza del «Magníficat».

Glorifiquemos también nosotros a Dios en esta santa misa y comencémosla con mucha alegría entonando todos el canto de entrada. De pie, por favor.

También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Monición a la primera lectura (Sofonías 3, 14-18)

El profeta Sofonías invita a la alegría, al júbilo y a la confianza, sentimientos dignos de una fiesta como la de hoy,  porque ahora es María el verdadero Templo viviente, que lleva en su seno al Mesías y va comunicando a todos su alegría. Escuchemos atentos.

PRIMERA LECTURA

Lectura de la profecía de Sofonías 3, 14-18

Regocíjate, hija de Sión;
grita de júbilo, Israel;
alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén.
El Señor ha cancelado tu condena,
ha expulsado a tus enemigos.
El Señor será el rey de Israel,
en medio de ti, y ya no temerás.
Aquel día dirán a Jerusalén:
«No temas, Sión,
no desfallezcan tus manos.
El Señor, tu Dios, en medio de ti,
es un guerrero que salva.
Él se goza y se complace en ti,
te ama y se alegra con júbilo como en día de fiesta».
Apartaré de ti la amenaza,
el oprobio que pesa sobre ti.

Palabra de Dios.

O bien:

Monición a la primera lectura (Romanos 12, 9-16b)

El texto que escucharemos, de la carta de san Pablo a los Romanos,  nos da una lección moral, llamándonos a practicar la hospitalidad y amable servicialidad que nos da María de Nazaret en su visita a Isabel.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 12, 9-16b

Hermanos:

Que vuestra caridad no sea una farsa; aborreced lo malo y apegaos a lo bueno.

Como buenos hermanos, sed cariñosos unos con otros, estimando a los demás más que a uno mismo.

En la actividad, no seáis descuidados; en el espíritu, manteneos ardientes.

Servid constantemente al Señor. Que la esperanza os tenga alegres: estad firmes en la tribulación, sed asiduos en la oración.

Contribuid en las necesidades de los santos; practicad la hospitalidad.

Bendecid a los que os persiguen; bendecid, sí, no maldigáis.

Con los que ríen, estad alegres; con los que lloran, llorad. Tened igualdad de trato unos con otros: no tengáis grandes pretensiones, sino poneos al nivel de la gente humilde.

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo)

El poema de Isaías que hoy tomamos como salmo de meditación, es una invitación a estar alegres porque Dios es grande y hace proezas en medio de nosotros. Manifestemos nuestro gozo diciendo todos:

Interleccional: Isaías 12, 2-3. 4bcd. 5-6

R. Qué grande es en medio de ti
el Santo de Israel.

El Señor es mi Dios y salvador:
confiaré y no temeré,
porque mi fuerza y mi poder es el Señor,
él fue mi salvación.
Y sacaréis aguas con gozo
de las fuentes de la salvación. R.

Dad gracias al Señor,
invocad su nombre,
contad a los pueblos sus hazañas,
proclamad que su nombre es excelso. R.

Tañed para el Señor, que hizo proezas,
anunciadlas a toda la tierra;
gritad jubilosos, habitantes de Sión:
«Qué grande es en medio de ti
el Santo de Israel». R.

Monición al Evangelio (Lucas 1, 39-56)

El texto evangélico de hoy nos recuerda la actitud de María de Nazaret que, después de recibir el anuncio de su maternidad, se siente movida por el Espíritu a viajar hasta la casa de su prima, solidarizarse con la alegría que debe tener Isabel por su esperada maternidad .

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 1, 39-56

En aquellos días, María se puso en camino y fue aprisa a la montaña, a un pueblo de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

En cuanto Isabel oyó el saludo de María, saltó la criatura en su vientre. Se llenó Isabel del Espíritu Santo y dijo a voz en grito:

—«¡Bendita tú entre las mujeres, y bendito el fruto de tu vientre!

¿Quién soy yo para que me visite la madre de mi Señor? En cuanto tu saludo llegó a mis oídos, la criatura saltó de alegría en mi vientre. Dichosa tú, que has creído, porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá».

María dijo:

—«Proclama mi alma la grandeza del Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi salvador;
porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,
porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:
su nombre es santo,
y su misericordia llega a sus fieles
de generación en generación.

Él hace proezas con su brazo:
dispersa a los soberbios de corazón,
derriba del trono a los poderosos
y enaltece a los humildes,
a los hambrientos los colma de bienes
y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo,
acordándose de la misericordia
—como lo había prometido a nuestros padres—
en favor de Abrahán y su descendencia por siempre».

María se quedó con Isabel unos tres meses y después volvió a su casa.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Al Señor, que hace grandes cosas con quien se confía con humildad en sus manos, digamos juntos:

Tú eres nuestra salvación.

  1. Por la Iglesia, para que, como santa Isabel, viva en constante y atenta espera de la venida del Señor en la historia para poder reconocer y glorificar cada día las obras y la misericordia de Dios, como lo he hecho María. Oremos.
  2. Por todas las mujeres que esperan un hijo, para que el Señor les ayude a crecer en el don de sí, mientras crece la vida dentro de ellas, para que puedan ser portadoras de su amor y de su ternura. Oremos.
  3. Por nuestros gobernantes, para que protejan con leyes sabias y justas el derecho de todo niño a nacer y el de toda mujer a ser sostenida y acompañada durante un embarazo difícil, para que se favorezca cada vez más una cultura de la vida. Oremos.
  4. Por todas las mujeres que sufren por no poder tener hijos, para que confíen al Señor su deseo, para que pueda ser purificado y acogido por Él; que confíen en su presencia y en su bondad, y se entreguen con humildad a su voluntad. Oremos.
  5. Por todos nosotros, para que reconozcamos las «visitas» del Señor en las personas, en las situaciones y en nuestra vida cotidiana, y acojamos con confianza y esperanza su voluntad. Oremos.

Presidente: Escucha, Padre, nuestra oración por intercesión de la Bienaventurada Virgen María, y haznos, como ella, cantores alegres de tus maravillas. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Presentación de las Ofrendas

Con la alegría que nos transmite la fieste de hoy, llevemos al altar nuestros dones de pan y vino.

Comunión.

María llevaba en sus seno a Jesús, salvador nuestro, alegría de las naciones. Ahora nosotros vayamos también a recibirlo en la comunión.

Final

Queridos hermanos, la presencia salvadora del Mesías es la que produce la alegría de todos los protagonistas de la historia de la fiesta de hoy: la de Isabel, la de Juan en su seno, la de María que alaba a Dios y la de cuantos celebramos esta fiesta. Con la presencia de Cristo en nuestros corazones, llevemos alegría a los demás.

También te puede interesar:

Una forma de agradecer por este servicio que te brindamos es comentando y compartiendo nuestras publicaciones. 


Fuentes: Caballero, B., La Palabra cada día, Ed San Pablo, Madrid, 1990; Aldazábal, José, Enséñanos tus caminos 4, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 1996; Secretariado Nacional de Liturgia, Comentarios Bíblicos al Leccionario del Tiempo Ordinario; Monjas Agustinas de los Cuatro Santos Coronados, Oración de los Fieles Tiempo Ordinario Ciclo Ferial, Ed San Pablo, Bogotá, Colombia; Farnés Sherer, Pedro, Moniciones y Oraciones Sálmicas, Ed. Regina, Mallorca, 1978.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...