martes, junio 18, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y Lecturas lunes 19 de febrero de 2024 - I Semana...

Moniciones y Lecturas lunes 19 de febrero de 2024 – I Semana de Cuaresma

Monición de entrada

Queridos hermanos, tengan todos muy buenos días (tardes, noches). Sean bienvenidos a la celebración eucarística de hoy, lunes de la primera semana de Cuaresma.

La participación en los sacramentos y la escucha atenta de la Palabra de Dios nos van impulsando cada día a la santidad, que es el principal llamado que nos hacen las lecturas de hoy.

Dispongamos nuestros corazones para que sean tierra fértil, abramos nuestros oídos para que los preceptos que escucharemos alegren nuestro corazón y comencemos esta misa con el canto de entrada. De pie, por favor.

También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Monición a la primera lectura (Levítico 19, 1-2. 11-18)

Escucharemos en la primera lectura un extracto de la llamada «ley de santidad» según el Levítico, que es un compendio legislativo, recopilado después del destierro, que refleja una fina sensibilidad respecto de la santidad de Dios, y de las consecuencias de la misma en la conducta del pueblo elegido. Pongamos mucha atención.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Levítico 19, 1-2. 11-18

El Señor habló a Moisés:

«Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles:
«Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo.
No robaréis ni defraudaréis ni engañaréis
a ninguno de vuestro pueblo.
No juraréis en falso por mi nombre,
profanando el nombre de Dios.
Yo soy el Señor.
No explotarás a tu prójimo ni lo expropiarás.
No dormirá contigo hasta el día siguiente el jornal del obrero.
No maldecirás al sordo ni pondrás tropiezos al ciego.
Teme a tu Dios.
Yo soy el Señor.

No daréis sentencias injustas.
No serás parcial
ni por favorecer al pobre ni por honrar al rico.
juzga con justicia a tu conciudadano.

No andarás con cuentos de aquí para allá,
ni declararás en falso
contra la vida de tu prójimo.

Yo soy el Señor.

No odiarás de corazón a tu hermano. Reprenderás a tu pariente,
para que no cargues tú con su pecado.

No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes,
sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Yo soy el Señor»».

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo 18)

El salmo 18 nos lleva a profundizar en los mandatos del Señor, que no solo alegran el corazón, sino que nos llevan a la santidad, sugerida por la primera lectura. Unámonos al salmista diciendo todos:

Salmo responsorial: Salmo 18, 8. 9. 10. 15

R. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.

La ley del Señor es perfecta
y es descanso del alma;
el precepto del Señor es fiel
e instruye al ignorante. R.

Los mandatos del Señor son rectos
y alegran el corazón;
la norma del Señor es límpida
y da luz a los ojos. R.

La voluntad del Señor es pura
y eternamente estable;
los mandamientos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R.

Que te agraden las palabras de mi boca,
y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón,
Señor, roca mía, redentor mío. R.

Monición al Evangelio (Mateo 25, 31-46)

De San Mateo escucharemos uno de los textos más incómodos del Evangelio; pero de los más entendibles por todos: un aviso de cómo Dios evaluará, al final de los tiempos, nuestro amor o desamor al prójimo.

Con el canto dispongámonos a escuchar el Evangelio. 

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

—«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.

Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas de las cabras.

Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.

Entonces dirá el rey a los de su derecha:

«Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme».

Entonces los justos le contestarán:

«Señor, ¿Cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿Cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?».

Y el rey les dirá:

«Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis».

Y entonces dirá a los de su izquierda:

«Apartaos de mí, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis».

Entonces también éstos contestarán:

«Señor, ¿Cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistimos?».

Y él replicará:

«Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo».

Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: La Palabra de Dios, en este tiempo santo de la Cuaresma, nos acompaña hacia un camino de alegre purificación para llevarnos a la salvación y a la resurrección. Invoquemos al Señor y digamos juntos:

Conviértenos a ti, Padre.

  1.  Por la Iglesia, para que sea santa como santo es el Señor, nuestro Dios, y que se manifieste a las gentes cada vez más claramente como lugar de bendición que acoge a los hombres heridos por el pecado. Oremos.
  2. Por el Papa Francisco, los obispos, los presbíteros y los diáconos, para que con el testimonio de vida y su dedicación al ministerio, ayuden y animen a los fieles en el buen uso de los bienes materiales que han de ser compartidos con los más pobres. Oremos.
  3. Por los jefes de las naciones, para que cada iniciativa y proyecto suyos lleven a una distribución más equitativa de los bienes, para que a quien aún carece de lo necesario le sea asegurada una vida digna y serena. Oremos.
  4. Por los que sufren, especialmente por los encarcelados, para que su soledad y las dificultades de la detención no los suman en el desaliento y el desconsuelo. Que todos encuentren el sustento de la caridad y de la oración de los hermanos, para que no se sientan abandonados, sino que puedan vivir con la certeza de la presencia del Señor Jesús en su vida. Oremos.
  5. Por todos nosotros, para que el Señor abra nuestro corazón a las necesidades de los hermanos en dificultad: que el ejemplo de Jesús y de tantos santos sea para nosotros escuela de crecimiento en la caridad hacia los que sufren en el espíritu y en el cuerpo. Oremos.

Presidente: Padre de bondad, que llegue a tu presencia el meditar de nuestro corazón y te agraden las súplicas de nuestra boca. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Presentación de las Ofrendas

Del fruto de la tierra y del trabajo del hombre, ahora llevamos al altar los dones de pan y vino. Cantemos todos.

Comunión

En nuestra espera de la segunda venida de Cristo, en la que nos examinará en el amor, Él mismo nos alimenta y nos impulsa con el Pan que da vida eterna. Acudamos con fe a comulgar.

Final

Queridos hermanos, la llamada a la santidad que Dios nos ha hecho hoy no puede pasar desapercibida. Vayamos a vivir la caridad fraterna.

También te puede interesar:

Una forma de agradecer por este servicio que te brindamos es comentando y compartiendo nuestras publicaciones. 


Fuentes: Caballero, B., La Palabra cada día, Ed San Pablo, Madrid, 1990; Aldazábal, José, Enséñanos tus caminos 3 La Cuaresma día tras día, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 2003; Monjas Agustinas de los Cuatro Santos Coronados, Oración de los Fieles Tiempo de Cuaresma y Pascua, Ed San Pablo, Bogotá, Colombia.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...