viernes, febrero 23, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y Lecturas 6 de abril de 2024 - sábado de la...

Moniciones y Lecturas 6 de abril de 2024 – sábado de la Octava de Pascua

Monición de entrada

Queridos hermanos, les damos la más cordial bienvenida a la santa misa, en el sábado de la Octava de pascua.

Estamos ya casi finalizando esta Octava (mañana es el último día), con la que iniciamos la Cincuentena Pascual.

Animados por la fe y el testimonio de nuestros primeros cristianos, comencemos esta santa misa con el canto de entradas. De pie y cantemos todos.

También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Monición a la primera lectura ()

Escucharemos hoy la continuación la escena de ayer: los apóstoles están delante de las autoridades, después de haber pasado la noche en la cárcel; pero con un Pedro lúcido y decidido a continuar con el testimonio de Jesús. Escuchemos.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 13-21

En aquellos días, los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas, viendo la seguridad de Pedro y Juan, y notando que eran hombres sin letras ni instrucción, se sorprendieron y descubrieron que habían sido compañeros de Jesús. Pero, viendo junto a ellos al hombre que habían curado, no encontraban respuesta. Les mandaron salir fuera del Sanedrín, y se pusieron a deliberar:

—«¿Qué vamos a hacer con esta gente? Es evidente que han hecho un milagro: lo sabe todo Jerusalén, y no podemos negarlo; pero, para evitar que se siga divulgando, les prohibiremos que vuelvan a mencionar a nadie ese nombre».

Los llamaron y les prohibieron en absoluto predicar y enseñar en nombre de Jesús. Pedro y Juan replicaron:

—«¿Puede aprobar Dios que os obedezcamos a vosotros en vez de a él? Juzgadlo vosotros. Nosotros no podemos menos de contar lo que hemos visto y oído».

Repitiendo la prohibición, los soltaron. No encontraron la manera de castigarlos, porque el pueblo entero daba gloria a Dios por lo sucedido.

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo)

De nuevo el salmo 117, mesiánico y pascual, nos ayuda a entrar aún más en
la gozosa convicción de esta semana. Alabemos y demos gracias a Dios diciendo todos:

Salmo responsorial: Salmo 117, 1 y 14-15. 16-18. 19-21

R. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste.

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
El Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación.
Escuchad: hay cantos de victoria
en las tiendas de los justos. R.

La diestra del Señor es excelsa,
la diestra del Señor es poderosa.
No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor.
Me castigó, me castigó el Señor,
pero no me entregó a la muerte. R.

Abridme las puertas del triunfo,
y entraré para dar gracias al Señor.
Ésta es la puerta del Señor:
los vencedores entraran por ella.
Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación. R.

Monición al Evangelio (Marcos 16, 9-15)

Al final de la Octava de Pascua, escucharemos también el relato que san Marcos nos ofrece sobre las apariciones de Jesús resucitado. Cantemos el aleluya para luego escuchar su versión.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 9-15

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando.

Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron.

Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca.

También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron.

Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo:

—«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Elevemos nuestra oración a Dios Padre, pidiéndole que nos dé fuerza y nos sostenga en nuestro camino, para que nos mantengamos fieles a la y misión que nos ha confiado. Digamos juntos:

Guía nuestro camino, Señor.

  1. Por la santa Iglesia, para que, fiel al mandamiento del Señor de llevar el Evangelio a todo el mundo, siempre esté inspirada por un impulso misionero y no se cierre nunca en sí misma ante las persecuciones, los obstáculos y las dificultades, sino que siempre tenga el coraje de obedecer a Dios desoyendo sus propios miedos. Oremos.
  2. Por los sacerdotes y los consagrados que viven en tierra de misión, para que, firmes en la riqueza del Evangelio, lleven a toda persona la belleza, la alegría y la paz que Cristo da a quien se deja conquistar por Él. Oremos.
  3. Por los gobernantes, por los que tienen cargos públicos y están al servicio del hombre, para que comprendan que sólo con la conversión al bien y a la verdad es posible actuar con sabiduría y trabajar por el progreso y la paz de los pueblos. Oremos.
  4. Por los que sufren de diferentes tipos de enfermedades, para que cada sufrimiento encuentre alivio en la caridad fraterna, y sentido y consuelo en la cruz y en la resurrección del Señor. Oremos.
  5. Por esta comunidad, para que el Señor toque nuestros corazones y abra nuestros ojos para que podamos creer a los testigos del Evangelio y reconocerlo en los signos de bien que deja en nuestra vida. Oremos.

Presidente: Señor, que invitas a cada hombre a hacerse anunciador de tu Evangelio, haz que caminemos en santidad de vida, para poder obedecer a tu invitación y llevar a todos el anuncio de tu salvación. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. – Amén.

Presentación de las Ofrendas

Con las ofrendas de pan y vino, llevemos al altar nuestras esperanzas de resucitar un día con Cristo.

Comunión.

Cristo resucitado está realmente presente en el pan y el vino consagrados. Acerquémonos con esa certeza a recibirle.

Final

«Id al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación», nos ha dicho Jesús en el Evangelio de hoy. Asumamos esa misión cada uno de nosotros y retornemos a nuestros qué haceres cotidianos, aprovechando toda oportunidad para evangelizar.

También te puede interesar:

Una forma de agradecer por este servicio que te brindamos es comentando y compartiendo nuestras publicaciones. 


Fuentes: Caballero, B., La Palabra cada día, Ed San Pablo, Madrid, 1990; Aldazábal, José, Enséñanos tus caminos 3 La Pascua día tras día, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 1999; Monjas Agustinas de los Cuatro Santos Coronados, Oración de los Fieles Tiempo de Cuaresma y Pascua, Ed San Pablo, Bogotá, Colombia.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...