InicioRecursos¿Qué son las "moniciones" en las celebraciones litúrgicas?

¿Qué son las «moniciones» en las celebraciones litúrgicas?

Las moniciones

Profundicemos un poco sobre las moniciones, qué es una monición, cómo elaborarla, cuál es la estructura de las moniciones para la Santa Misa, según los requerimientos y las leyes litúrgicas.

También te puede interesar:

¿Qué es una «monición»?

La palabra «monición» viene del latín «monere», que significa exhortar, advertir, en el uso litúrgico de la palabra, ya que fuera de éste, significa «amonestar» o dar un aviso a modo de represión.

En la liturgia, las moniciones son las palabras que se dirigen a la comunidad, a modo de explicaciones o invitaciones.

Sirven para dar indicaciones, explicar o exhortar a la asamblea para que participe más activa y consciente en ciertos momentos de la celebración litúrgica.

El monitor o comentarista

Este es un ministerio litúrgico que antes lo asumía normalmente el diácono, ya que actuaba de intermediario entre el presidente y la comunidad. Fue desde 1958 que apareció la figura del monitor.

La Instrucción General del Misal Romano (105) se refiere al monitor como «El comentarista, a quien corresponde, según las circunstancias, proponer a los fieles breves explicaciones y moniciones para introducirlos en la celebración y para disponerlos a entenderla mejor. Conviene que las moniciones del comentador estén exactamente preparadas y con perspicua sobriedad. En el ejercicio de su ministerio, el comentarista permanece de pie en un lugar adecuado frente a los fieles, pero no en el ambón.»

Objetivo de las moniciones

Con las moniciones se pretende que la comunidad presente en la Santa Misa u otras celebraciones litúrgicas tenga una mayor vivencia personal de las lecturas y participe mejor de cada acto litúrgico.

Cualidades de una buena monición

Las moniciones no son una «homilía», un discurso, ni mucho menos un regaño a la comunidad. La Instrucción del Misal Romano y otros documentos sobre liturgia ya definen algunas características que deben tener.

  1. Breve: debe procurarse que cada monición sea lo más breve posible, omitiendo detalles que se dan por supuestos. Para lograrlo, es muy recomendable hacerse leída, no espontánea, para evitar extenderse o perderse en un discurso que se aproxima más a una homilía que a una monición.
  2. Perspicua Sobriedad: Además de breve, debe ser clara, muy entendible para la cultura de la comunidad que participa de la Santa Misa (si se bajan de algún sitio web, debe adaptarse el lenguaje a la comunidad parroquial), y tan sobria como para no ser el centro de la atención del momento litúrgico que se está viviendo. La monición es para dirigir la mirada y atención de la asamblea hacia lo que sigue en la liturgia, no para acaparar la atención y restarle importancia a la liturgia propiamente dicha.

Esquema de moniciones

Monición de entrada

Además de darle la bienvenida a la asamblea, en la monición de entrada se hace una invitación a la la comunidad a participar de manera consciente, activa y fructuosa de la Santa Misa.

Se puede hacer mención particular del momento litúrgico, fiesta o solemnidad en referencia al mensaje central del mensaje evangélico.

Hay celebraciones litúrgicas importantes para las que se pueden dar aquí algunas referencias históricas (breves), por ejemplo para para la Solemnidad de la Inmaculada Concepción:

«La fiesta de la Inmaculada surgió en el Oriente hacia los siglos VII-VIII, y luego se extendió rápidamente también por el Occidente. En 1854 el papa Pío IX declaró dogma de fe que María, por singular privilegio, en previsión de los méritos de Jesucristo, fue preservada de toda mancha de pecado ya desde el momento de su concepción.»

Monición a las lecturas

Aunque puede hacerse una breve monición para cada lectura, lo más recomendable es que, antes de la primera lectura, se haga una sola monición para todas las lecturas.

Recomendaciones

1- Deben ser fórmulas bien preparadas, que presenten el contexto histórico, literario o existencial del texto que va a leerse.

2- No se trata de resumir la lectura, ni mucho menos explicarla o hacer una homilía. Eso provocaría que el fiel ya no tenga interés en escuchar lo que ya sabe. Sería como contar el desenlace de la película y hacerle perder el interés por verla. Resulta más eficaz una buena proclamación de la lectura, que multiplicar moniciones.

Oración de los fieles

La Instrucción General del Misal Romano (69 y 70) nos habla sobre la oración de los fieles u Oración Universal, y establece el orden en el que deben decirse.

«En la oración universal, u oración de los fieles, el pueblo responde en cierto modo a la Palabra de Dios recibida en la fe y, ejercitando el oficio de su sacerdocio bautismal, ofrece súplicas a Dios por la salvación de todos. Conviene que esta oración se haga de ordinario en las Misas con participación del pueblo, de tal manera que se hagan súplicas por la santa Iglesia, por los gobernantes, por los que sufren diversas necesidades y por todos los hombres y por la salvación de todo el mundo.» (IGMR 69)

Las serie de intenciones de ordinario será:

a) Por las necesidades de la Iglesia.

b) Por los que gobiernan y por la salvación del mundo.

c) Por los que sufren por cualquier dificultad.

d) Por la comunidad local. (IGMR 70)

Sobre la oración de los fieles hablaremos más detalladamente en otra publicación.

Ofrendas

Se realiza en el momento de la Presentación de Ofrendas invitando al pueblo a entregarse totalmente junto a la ofrenda del pan y del vino.

Comunión

Es una invitación a participar del Banquete Eucarístico con la debida preparación y disposición.

Despedida o final

Es una breve exhortación a hacer vida lo que hemos celebrado.

Ejem: Vayamos a anunciarles a todos, que Cristo vive ¡Ha resucitado!

(Se puede hacer antes o después de la Bendición)

También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Más popular

Musica

Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...