InicioLuturgiaMoniciones ciclo CMoniciones y Lecturas 16 de octubre de 2022 - XXIX Domingo del...

Moniciones y Lecturas 16 de octubre de 2022 – XXIX Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo C

Monición de entrada

Queridos hermanos, llegamos ya al vigésimo noveno domingo del tiempo ordinario, y nos llena de mucho regocijo reunirnos para la celebración de la santa Misa dominical. Sean todos bienvenidos.

La Palabra de Dios nos anima hoy a la oración perseverante e insistente. Lo hará de modo especial por medio de la parábola de la viuda.

Conscientes del poder que tiene nuestra oración, comencemos esta celebración de pie, cantando juntos el canto de entrada…

También te puede interesar:  Moniciones y Lecturas Octubre 2022

Moniciones a las Lecturas

Opción 1: Monición para todas las lecturas

Las lecturas de este domingo son un estímulo en nuestra vida de oración. “Para mostrarles la necesidad de orar siempre sin desanimarse”, Jesús cuenta a sus discípulos una parábola con el relato de una viuda que clama justicia al juez. Otro testimonio sobre la oración constante lo encontramos en Moisés, en el pasaje del libro del Éxodo. En el trasfondo de ambos textos está la confianza en el Dios cercano, que, como dice el salmo, guarda la vida de sus elegidos. Escuchemos con mucha atención.

Opción 2: Monición para cada una de las lecturas

Monción a la primera Lectura (Éxodo 17, 8-13)

Del libro del éxodo escuchemos sobre la eficacia que tuvo la oración de Moisés intercediendo por su pueblo. La mejor forma de ganar una batalla es por medio de la oración. Escuchemos.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Éxodo 17, 8-13

En aquellos días, Amalec vino y atacó a los israelitas en Rafidín.

Moisés dijo a Josué:

—«Escoge unos cuantos hombres, haz una salida y ataca a Amalec. Mañana yo estaré en pie en la cima del monte, con el bastón maravilloso de Dios en la mano».

Hizo Josué lo que le decía Moisés, y atacó a Amalec; mientras Moisés, Aarón y Jur subían a la cima del monte.

Mientras Moisés tenía en alto la mano, vencía Israel; mientras la tenía baja, vencía Amalec. Y, como le pesaban las manos, sus compañeros cogieron una piedra y se la pusieron debajo, para que se sentase; mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado.

Así sostuvo en alto las manos hasta la puesta del sol.

Josué derrotó a Amalec y a su tropa, a filo de espada.

Palabra de Dios.

Monición al Salmo Responsorial (120)

Nuestro auxilio siempre viene del Señor, por eso, con el salmo 120, dirigimos nuestra mirada a Dios en nuestras dificultades. Digamos todos:

Salmo responsorial: Salmo 120, 1-2. 3-4. 5-6. 7-8

R. El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra.

Levanto mis ojos a los montes:
¿de dónde me vendrá el auxilio?
El auxilio me viene del Señor,
que hizo el cielo y la tierra. R. 

No permitirá que resbale tu pie,
tu guardián no duerme;
no duerme ni reposa
el guardián de Israel. R. 

El Señor te guarda a su sombra,
está a tu derecha;
de día el sol no te hará daño,
ni la luna de noche. R. 

El Señor te guarda de todo mal,
él guarda tu alma;
el Señor guarda tus entradas y salidas,
ahora y por siempre. R. 

Monición a la segunda Lectura (2 Timoteo 3, 14—4, 2)

Escuchemos ahora unas recomendaciones importantes que hace San Pablo a su discípulo Timoteo. Recomendaciones que también a nosotros nos servirán muchísimo para buscar la verdadera sabiduría.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 3, 14—4, 2

Querido hermano:

Permanece en lo que has aprendido y se te ha confiado, sabiendo de quién lo aprendiste y que desde niño conoces la sagrada Escritura; ella puede darte la sabiduría que, por la fe en Cristo Jesús, conduce a la salvación.

Toda Escritura inspirada por Dios es también útil para enseñar, para reprender, para corregir, para educar en la virtud; así el hombre de Dios estará perfectamente equipado para toda obra buena.

Ante Dios y ante Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, reprocha, exhorta, con toda paciencia y deseo de instruir.

Palabra de Dios.

Monición al Evangelio (Lucas 18, 1-8)

Hoy dejemos que Jesús nos enseñe cómo debe ser nuestra oración. Por medio de una parábola nos dará una gran lección.

Cantemos primero el aleluya para escuchar el Santo Evangelio. De pie, cantemos.

EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Lucas 18, 1-8

En aquel tiempo, Jesús, para explicar a sus discípulos cómo tenían que orar siempre sin desanimarse, les propuso esta parábola:

—«Había un juez en una ciudad que ni temía a Dios ni le importaban los hombres.

En la misma ciudad había una viuda que solía ir a decirle:

«Hazme justicia frente a mi adversario».

Por algún tiempo se negó, pero después se dijo:

«Aunque ni temo a Dios ni me importan los hombres, como esta viuda me está fastidiando, le haré justicia, no vaya a acabar pegándome en la cara»».

Y el Señor añadió:

—»Fijaos en lo que dice el juez injusto; pues Dios, ¿no hará justicia a sus elegidos que le gritan día y noche?; ¿o les dará largas? Os digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga el Hijo del hombre, ¿encontrará esta fe en la tierra?».

Palabra del Señor.

Oración de los Fieles

Hermanos, sabiendo que para Dios todo es posible, acudamos a Él con fe y esperanza, presentándole nuestras necesidades y anhelos. Digamos todos:

Padre misericordioso, escúchanos.

  1. Por la Santa Iglesia, para que, asistida siempre por el Espíritu Santo, pueda conducir a sus hijos hacia los tesoros perennes e imperecederos de el Reino de Dios. Oremos.
  2. Por los responsables del diseño de la economía mundial, para que trabajen por una distribución justa de los bienes que Dios nos ha dado y todos tengamos una vida digna. Oremos.
  3. Por los que padecen enfermos incurables y en fase terminal, para que nunca les falte la solidaridad, el consuelo y la compañía de una mano amiga. Oremos.
  4. Por todos nosotros, para que aprendamos la lección que Jesús nos ha enseñado hoy, y sepamos ser insistentes y perseverantes en la oración. Oremos.

Presentación de las Ofrendas

Con nuestros cantos ofrecemos también el pan y el vino, y con ellos llevemos al altar también nuestra confianza en Dios que cuida de nosotros.

Comunión

Cristo nos invita a compartir su mesa. Acerquémonos con fe a recibir y comer el Pan que da la vida. Cantemos.

Final

Cristo nos ha fortalecido con su Pan y su Palabra. Vayamos ahora a vivir nuestra vida en alabanza y agradecimiento confiando en Dios.

También te puede interesar:  Moniciones y Lecturas Octubre 2022


Fuente: Aldazábal, José, Enséñame tus caminos 10 – Los Domingos Ciclo C, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona; La Casa de la Biblia, Tú tienes palabras de vida – Lectura Creyente de los Evangelios Dominicales Ciclo C, Editorial Verbo Divino

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Más popular

Musica

Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...