martes, junio 18, 2024
InicioLuturgiaMoniciones Ciclo BMoniciones y Lecturas 2 de junio de 2024 - IX Domingo del...

Moniciones y Lecturas 2 de junio de 2024 – IX Domingo del Tiempo Ordinario Ciclo B

Para los lugares donde hoy se celebra la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, ver moniciones y lecturas aquí

Monición de entrada

Muy buenos días (tardes, noches) queridos hermanos. Después de haber celebrado las solemnidades de la Santísima Trinidad y el Cuerpo y Sangre de Cristo, nos volvemos a encontrar en la casa de Dios para la santa misa del noveno domingo del tiempo ordinario.

La misa del domingo es un precepto; el precepto de la Iglesia, que concreta el mandato del Señor a sus discípulos: «Haced esto en conmemoración mía.» Pero no tendría sentido, si nosotros viniéramos aquí sólo por cumplir, rutinariamente, sin esforzamos por comprender y valorar.

Conscientes de ello, dispongámonos a iniciar nuestra celebración de hoy, entonando juntos el canto de entrada.

->También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Para los lugares donde hoy se celebra la Solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, ver moniciones y lecturas aquí

Monición única para todas las lecturas

Tanto el evangelio como la primera lectura de este domingo giran en torno al descanso sabático. Yavé había ordenado guardar el sábado, pero el sentido originario de esta ley se fue perdiendo a medida que se le añadían multitud de normas. Jesús propone reinstaurar el
sábado, permitiéndole ser tiempo de liberación, de salvación.

Como seguidores de Jesucristo también nosotros, aunque expuestos a la muerte
según palabras de Pablo en la segunda lectura, somos portadores y difusores de la
libertad y la salvación de Cristo Jesús. Por eso dispongámonos a escuchar atentos esta Palabra.

Moniciones para cada lectura

Monición a la primera lectura (Dt. 5, 12-151)

El texto elegido para la primera lectura de hoy pertenece al Deuteronomio y da a la santificación del sábado otra motivación: observa el sábado en recuerdo agradecido al Señor que liberó a los israelitas de la esclavitud de Egipto. Escuchemos atentos.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro del Deuteronomio 5, 12-15

Así dice el Señor:

—«Guarda el día del sábado, santificándolo, como el Señor, tu Dios, te ha mandado.

Durante seis días puedes trabajar y hacer tus tareas; pero el día séptimo es día de descanso, dedicado al Señor, tu Dios. No haréis trabajo alguno, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu esclavo, ni tu esclava, ni tu buey, ni tu asno, ni tu ganado, ni el forastero que resida en tus ciudades, para que descansen como tú el esclavo y la esclava.

Recuerda que fuiste esclavo en Egipto, y que te sacó de allí el Señor, tu Dios, con mano fuerte y con brazo extendido. Por eso te manda el Señor tu Dios, guardar el día del sábado».

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo 80)

La vida ética del pueblo de Israel era consecuencia lógica de la alianza. En ella se apoyan los autores sagrados para exigir el cumplimiento de los preceptos. También la Ley Nueva está fundamentada en la Nueva Alianza. Con el salmo 80, alabemos a Dios diciendo:

Salmo responsorial: Salmo 80, 3-4. 5-6ab. 6c-8a. 10-11ab

R. Aclamad a Dios, nuestra fuerza.

Acompañad, tocad los panderos,
las cítaras templadas y las arpas;
tocad la trompeta por la luna nueva,
por la luna llena, que es nuestra fiesta. R.

Porque es una ley de Israel,
un precepto del Dios de Jacob,
una norma establecida para José
al salir de Egipto. R.

Oigo un lenguaje desconocido:
«Retiré sus hombros de la carga,
y sus manos dejaron la espuerta;
clamaste en la aflicción, y te libré. R.

No tendrás un dios extraño,
no adorarás un dios extranjero;
yo soy el Señor, Dios tuyo,
que te saqué del país de Egipto». R.

Monición a la segunda lectura (2 Cor. 4, 6-11)

Con pasión, fruto del compromiso personal, y osadía, reflejo de su conciencia apostólica, Pablo pone de manifiesto uno de los aspectos más profundos de su ministerio. Escuchemos este texto de la carta a los corintios.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 4, 6-11

Hermanos:

El Dios que dijo: «Brille la luz del seno de las tinieblas» ha brillado en nuestros corazones, para que nosotros iluminemos, dando a conocer la gloria de Dios, reflejada en Cristo.

Este tesoro lo llevamos en vasijas de barro, para que se vea que una fuerza tan extraordinaria es de Dios y no proviene de nosotros.

Nos aprietan por todos lados, pero no nos aplastan; estamos apurados, pero no desesperados; acosados, pero no abandonados; nos derriban, pero no nos rematan; en toda ocasión y por todas partes, llevamos en el cuerpo la muerte de Jesús; para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Mientras vivimos, continuamente nos están entregando a la muerte, por causa de Jesús; para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal.

Palabra de Dios.

Monición al Evangelio (Mc 2, 23—3, 6)

 Jesús, el liberal y liberador, chocó desde el principio de su ministerio con la oposición de los escribas y fariseos en la manera de interpretar la ley. La confrontación de hoy se da con respecto al descanso sabático.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Marcos 2, 23—3, 6

Un sábado, atravesaba el Señor un sembrado; mientras andaban, los discípulos iban arrancando espigas. Los fariseos le dijeron:

—«Oye, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?».

Él les respondió:

—«¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre? Entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes presentados, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a sus compañeros».

Y añadió:

—«El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado».

Entró otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre con parálisis en un brazo.

Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo.

Jesús le dijo al que tenía la parálisis:

—«Levántate y ponte ahí en medio».

Y a ellos les preguntó:

—«¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?».

Se quedaron callados.

Echando en torno una mirada de ira, y dolido de su obstinación, le dijo al hombre:

—«Extiende el brazo».

Lo extendió y quedó restablecido.

En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Oremos a Jesucristo, el Señor, y pidámosle que, recordando su promesa, escuche la oración de este pueblo reunido en su nombre. Responderemos todos:

Escucha a tu pueblo, Señor.

  1. Por la Iglesia, para que, sabiendo que ha recibido el encargo de observar el Día del Señor, siga cumpliendo ese deber haciendo el bien, salvando la vida y liberando a todos, roguemos al Señor.
  2. Por los que gobiernan las naciones, para que luchen por proveer a todos de oportunidades equitativas de trabajo, roguemos al Señor.
  3. Por los que viven en extrema pobreza, para que siempre encuentren la bendición de Dios en la mano extendida de personas altruistas que buscan siempre hacer el bien, roguemos al Señor.
  4. Por nosotros, tentados de caer en el formalismo, como los fariseos, en el cumplimiento rutinario de los preceptos, sin descubrir su sentido, roguemos al Señor.

Presidente:  Dios nuestro, que haces brillar nuestros corazones con la gloria reflejada en el rostro de tu Hijo Jesucristo, escucha las oraciones de tu pueblo y concédenos la
fuerza de tu Espíritu, para que demos testimonio de la verdad que nos hace libres y así lleguemos a ser esforzados promotores de unidad y de paz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

Presentación de las Ofrendas

Presentemos al Señor los dones de Pan y vino, fruto del trabajo del hombre y que se convertirán en nuestro alimento que da vida eterna.

Comunión

Jesús, del sábado, nos invita a participa de su banquete. Acudamos con fe a comulgar.

Final

Ya sabemos lo que sí está permitido. A las preguntas de los fariseos y del mismo Cristo, ¿Qué respuesta daremos nosotros?. Vayamos ahora a nuestro quehacer cotidiano, con la disposición de cumplir nuestras obligaciones cristianas en el día del Señor.

->También te puede interesar:

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...