viernes, febrero 23, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y Lecturas 3 de abril de 2024 - miércoles de la...

Moniciones y Lecturas 3 de abril de 2024 – miércoles de la Octava de Pascua

Monición de entrada

Queridos hermanos, con la alegría que la Pascua produce en nuestros corazones, les recibimos en este lugar para celebrar juntos la santa misa en el miércoles de la Octava de Pascua.

Dios se quiere dejar encontrar por cada uno de nosotros. Abramos nuestro corazón a ese encuentro y comencemos gozosos esta misa con el canto de entrada. De pie y cantemos todos.

También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Monición a la primera lectura (Hechos de los apóstoles 3, 1-10)

La fuerza salvadora, que en vida de Jesús brotaba de él, curando a los enfermos y resucitando a los muertos, es ahora energía pascual que sigue activa y acompaña a sus discípulos en la misión. Escucharemos ahora el relato de uno de los milagros realizados en su nombre.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 3, 1-10

En aquellos días, subían al templo Pedro y Juan, a la oración de media tarde, cuando vieron traer a cuestas a un lisiado de nacimiento. Solían colocarlo todos los días en la puerta del templo llamada «Hermosa», para que pidiera limosna a los que entraban. Al ver entrar en el templo a Pedro y a Juan, les pidió limosna. Pedro, con Juan a su lado, se le quedó mirando y le dijo:

—«Míranos».

Clavó los ojos en ellos, esperando que le darían algo. Pedro le dijo:

—«No tengo plata ni oro, te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, echa a andar».

Agarrándolo de la mano derecha lo incorporó. Al instante se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios. La gente lo vio andar alabando a Dios; al caer en la cuenta de que era el mismo que pedía limosna sentado en la puerta Hermosa, quedaron estupefactos ante lo sucedido.

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo 104)

Dios se hace el encontradizo. Como con los discípulos de Emaús, también por nosotros se deja encontrar y por eso, con el salmo 104, alabamos su nombre diciendo:

Salmo responsorial: Salmo 104, 1-2. 3-4. 6-7. 8-9

R. Que se alegren los que buscan al Señor.

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas. R.

Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro. R.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R.

Monición al Evangelio (Lucas 24, 13-35)

San Lucas sigue narrándonos los acontecimientos posteriores a la resurrección de Jesús. Hoy, de su Evangelio, escucharemos otro magnífico relato de sus apariciones, ahora a los discípulos de Emaús.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 24, 13-35

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.

Él les dijo:

—«¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?».

Ellos se detuvieron preocupados. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó:

—«¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?».

Él les preguntó:

—«¿Qué?».

Ellos le contestaron:

—«Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; cómo lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace ya dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron».

Entonces Jesús les dijo:

—«¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?».

Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.

Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo:

—«Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída».

Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.

Ellos comentaron:

—«¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?».

Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:

—«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón».

Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Invoquemos al Señor, que se acerca al hombre para acompañarlo y dar sentido a su vida, y digamos con fe:

Quédate con nosotros, Señor.

  1. Por la santa Iglesia que cada día en la celebración eucarística celebra el memorial de la muerte y resurrección del Señor Jesús, para que cada fiel se sienta acogido en la mesa del Pan y de la Palabra y encuentre ayuda para alimentarse de ellos con fe y recibir frutos abundantes de vida. Oremos.
  2. Por el Papa, los obispos, los sacerdotes y todos los consagrados, para que, agradecidos por el don de haber sido llamados por el Señor a vivir con Él, se entreguen enteramente a Dios y al servicio de los hermanos, para que todo hombre pueda alcanzar la salvación. Oremos.
  3. Por los gobernantes de las naciones, para que se dejen llenar por la paz que nos trae Cristo resucitado, y luchen para que todos los pueblos podamos vivir en armonía y hermandad. Oremos.
  4. Por los que se sienten abandonados por Dios, para que, en la búsqueda sincera de su presencia, puedan darse cuenta de que el Señor siempre es el primero en buscarlos para dejarse reconocer por ellos. Oremos.
  5. Por todos nosotros, para que la participación en esta eucaristía haga arder nuestro corazón y abra nuestro entendimiento para comprender las Escrituras. Oremos.

Presidente: Camina con nosotros, Señor, y haz que nuestros ojos se abran a tu gracia, para que podamos acogerla con gratitud. Tú eres Dios y vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Presentación de las Ofrendas

Cristo hoy partirá su pan también con nosotros. Llevemos al altar las ofrendas de pan y vino, que se convertirán, por la acción del Espíritu Santo, en el Cuerpo y la Sangre de Cristo.

Comunión.

Según el Evangelio de hoy, los discípulos conocieron al Señor Jesús al partir el pan. También ahora Jesús parte su pan y nos invita a comer de Él. Acerquémonos a comulgar.

Final

Queridos hermanos, que la participación en los sacramentos nos transforme en hombres nuevos y nos impulse a seguir compartiendo con nuestros semejantes la alegría de la resurrección de Jesús. Vayamos a hacer vida la Palabra escuchada.

También te puede interesar:

Una forma de agradecer por este servicio que te brindamos es comentando y compartiendo nuestras publicaciones. 


Fuentes: Caballero, B., La Palabra cada día, Ed San Pablo, Madrid, 1990; Aldazábal, José, Enséñanos tus caminos 3 La Pascua día tras día, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 1999; Monjas Agustinas de los Cuatro Santos Coronados, Oración de los Fieles Tiempo de Cuaresma y Pascua, Ed San Pablo, Bogotá, Colombia.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...