viernes, febrero 23, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y Lecturas jueves 23 de mayo de 2024 - Fiesta de...

Moniciones y Lecturas jueves 23 de mayo de 2024 – Fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote

Para los lugares donde no se celebra hoy la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, ver moniciones y lecturas del día, haciendo clic AQUI

Monición de entrada

Sean bienvenidos, queridos hermanos, a la santa misa de hoy, jueves eucarístico y fiesta de Jesucristo, Sumo y eterno sacerdote, según el rito de Melquisedec, en quien el Padre se ha complacido desde toda la eternidad.

Las lecturas y oraciones de hoy nos presentan el contenido de la celebración en una doble vertiente: Cristo, nuestro sacerdote, y los sacerdotes como signos y continuadores de Cristo en su mediación para la comunidad cristiana.

Pongamos todas nuestras intenciones en manos de Cristo, mediador entre Dios y los hombres, y comencemos gozosos esta misa con el canto de entrada.

También te puede interesar:

Moniciones a las lecturas

Para los lugares donde no se celebra hoy la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, ver moniciones y lecturas del día, haciendo clic AQUI

Monición a la primera lectura (Isaías 52, 13—53, 12)

La primera lectura, tomada del profeta Isaías, nos ofrece el impresionante Cuarto Canto del Siervo de Yahvé. El futuro Siervo, que el Nuevo Testamento nos enseña a identificar con Jesús de Nazaret, aparece como el que ha cargado sobre sí nuestros pecados. Escuchemos atentos y contemplemos a Cristo Jesús como nuestro gran Mediador e Intercesor ante el Padre.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de Isaías 52, 13—53, 12

Mirad, mi siervo tendrá éxito,
subirá y crecerá mucho.
Como muchos se espantaron de él,
porque desfigurado no parecía hombre,
ni tenía aspecto humano,
así asombrará a muchos pueblos,
ante él los reyes cerrarán la boca,
al ver algo inenarrable
y contemplar algo inaudito.

¿Quién creyó nuestro anuncio?,
¿a quién se reveló el brazo del Señor?
Creció en su presencia como brote,
como raíz en tierra árida,
sin figura, sin belleza.

Lo vimos sin aspecto atrayente,
despreciado y evitado de los hombres,
como un hombre de dolores, acostumbrado a sufrimientos,
ante el cual se ocultan los rostros,
despreciado y desestimado.

Él soportó nuestros sufrimientos
y aguantó nuestros dolores;
nosotros lo estimamos leproso,
herido de Dios y humillado;
pero él fue traspasado por nuestras rebeliones,
triturado por nuestros crímenes.

Nuestro castigo saludable cayó sobre él,
sus cicatrices nos curaron.
Todos errábamos como ovejas,
cada uno siguiendo su camino;
y el Señor cargó sobre él
todos nuestros crímenes.

Maltratado, voluntariamente se humillaba
y no abría la boca;
como cordero llevado al matadero,
como oveja ante el esquilador,
enmudecía y no abría la boca.

Sin defensa, sin justicia, se lo llevaron,
¿quién meditó en su destino?
Lo arrancaron de la tierra de los vivos,
por los pecados de mi pueblo lo hirieron.

Le dieron sepultura con los malvados,
y una tumba con los malhechores,
aunque no había cometido crímenes
ni hubo engaño en su boca.

El Señor quiso triturarlo con el sufrimiento,
y entregar su vida como expiación;
verá su descendencia, prolongará sus años,
lo que el Señor quiere prosperará por su mano.
Por los trabajos de su alma verá la luz,
el justo se saciará de conocimiento.

Mi siervo justificará a muchos,
porque cargó con los crímenes de ellos.
Le daré una multitud como parte;
y tendrá como despojo una muchedumbre.

Porque expuso su vida a la muerte
y fue contado entre los pecadores, él
tomó el pecado de muchos
e intercedió por los pecadores.

Palabra de Dios.

O bien:

Monición a la primera lectura (Hebreos 10, 12-23)

El texto que escucharemos, de la carta a los Hebreos, orienta nuestra atención hacia Cristo Jesús y su sacrificio pascual en la Cruz, haciéndonos ver cómo Jesús ha cumplido y superado las promesas y figuras del Antiguo Testamento. Escuchemos.

PRIMERA LECTURA

Lectura de la carta a los Hebreos 10, 12-23

Hermanos:

Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios y espera el tiempo que falta hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies.

Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que van siendo consagrados.

Esto nos lo atestigua también el Espíritu Santo. En efecto, después de decir: «Así será la alianza que haré con ellos después de aquellos días —dice el Señor—: Pondré mis leyes en sus corazones y las escribiré en su mente», añade: «Y no me acordaré ya de sus pecados ni de sus crímenes». Donde hay perdón, no hay ofrenda por los pecados.

Hermanos, teniendo entrada libre al santuario, en virtud de la sangre de Jesús, contando con el camino nuevo y vivo que él ha inaugurado para nosotros a través de la cortina, o sea, de su carne, y teniendo un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero y llenos de fe, con el corazón purificado de mala conciencia y con el cuerpo lavado en agua pura.

Mantengámonos firmes en la esperanza que profesamos, porque es fiel quien hizo la promesa.

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo 39)

El tono sacerdotal y sacrificial de la primera lectura se subraya también con el salmo 39, en el que repetimos la frase que mejor expresa la disponibilidad ofertorial de Cristo. Unámonos diciendo todos:

Salmo responsorial: Salmo 39, 6. 7. 8-9. 10. 11

R. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

Cuántas maravillas has hecho,
Señor, Dios mío,
cuántos planes en favor nuestro;
nadie se te puede comparar.
Intento proclamarlas, decirlas,
pero superan todo número. R.

Tú no quieres sacrificios ni ofrendas,
y, en cambio, me abriste el oído;
no pides sacrificio expiatorio. R.

Entonces yo digo: «Aquí estoy
—como está escrito en mi libro—
para hacer tu voluntad».
Dios mío, lo quiero,
y llevo tu ley en las entrañas. R.

He proclamado tu salvación
ante la gran asamblea;
no he cerrado los labios;
Señor, tú lo sabes. R.

No me he guardado en el pecho tu defensa,
he contado tu fidelidad y tu salvación,
no he negado tu misericordia y tu lealtad
ante la gran asamblea. R.

Monición al Evangelio (Lucas 22, 14-20)

El evangelio nos ayuda a pasar desde el sacerdocio de Cristo al de la Iglesia. En la última Cena, Jesús nos encargó que celebráramos el memorial de su muerte salvadora. Cantemos primero el aleluya para escuchar este mensaje.

EVANGELIO

Lectura del santo evangelio según san Lucas 22, 14-20

Llegada la hora, se sentó Jesús con sus discípulos y les dijo:

—«He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros, antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer, hasta que se cumpla en el reino de Dios».

Y, tomando una copa, pronunció la acción de gracias y dijo:

—«Tomad esto, repartidlo entre vosotros; porque os digo que no beberé desde ahora del fruto de la vid, hasta que venga el reino de Dios».

Y, tomando pan, pronunció la acción de gracias, lo partió y se lo dio, diciendo:

—«Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía».

Después de cenar, hizo lo mismo con la copa, diciendo:

—«Esta copa es la nueva alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros».

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Oremos al Señor, Pastor que conoce lo que está oculto a nuestros ojos y sabe cuáles son las necesidades de su pueblo, y pidámosle que asista con su gracia todos los sacerdotes. Hagámoslo diciendo todos:

Padre bueno, atiende nuestras oraciones.

  1. Por la Iglesia, para que, con el impulso del Espíritu Santo, siga llevando la Buena Nueva de salvación a todos los rincones de la tierra. Oremos.
  2. Por el Papa, los obispos y todos los sacerdotes, para que, a ejemplo de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, entreguen su vida por las ovejas. Oremos.
  3. Por todos los bautizados, para que, con nuestro testimonio de vida acerquemos la salvación de Jesucristo a todas las personas. Oremos.
  4. Por todos aquellos que sufren por diferentes causas, para que unan su cruz a la de Jesucristo y crean en el valor redentor del sufrimiento. Oremos.
  5. Por todos nosotros, que participamos de esta celebración, para que, dóciles a la acción del Espíritu Santo, vivamos con pasión y alegría nuestro sacerdocio común y oremos también todos los días por los sacerdotes, especialmente por los de nuestra parroquia. Oremos.

Presidente: Señor, escucha nuestra oración y quédate con nosotros a través de tus sacerdotes. Te lo pedimos a Ti, que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Presentación de las Ofrendas

Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio. Llevemos ahora al altar nuestras ofrendas de pan y vino.

Comunión.

«Haced esto en memoria mía», ha dicho Jesús a sus discípulos. En la celebración de hoy, Jesús nos invita a comer su Cuerpo y beber su sangre. Quienes no tengan ningún impedimento, pueden acercarse a recibirle.

Final

Queridos hermanos, al finalizar esta misa en la que hemos celebrado a Jesús, Sumo y Eteno Sacerdote, vayámonos con el compromiso de orar por nuestros sacerdotes, para que Dios les conceda la gracia de ser fieles en el cumplimiento del ministerio recibido.

También te puede interesar:

Una forma de agradecer por este servicio que te brindamos es comentando y compartiendo nuestras publicaciones. 


Fuentes: Aldazábal, José, Enséñanos tus caminos 7, Centro de Pastoral Litúrgica, Barcelona, 1996.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...