sábado, abril 13, 2024
InicioLuturgiaMoniciones EspecialesMoniciones y lecturas 31 de marzo de 2024 - Domingo de Pascua...

Moniciones y lecturas 31 de marzo de 2024 – Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor

Monición de Entrada

Queridos hermanos, este es un día de fiesta. Cristo ha resucitado y esta es la victoria que solemnemente celebramos con toda la Iglesia. Cristo está vivo!

Este es el Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor, una celebración revestida de una alegría inmensa, provocada por nuestra esperanza en la vida eterna: si por medio del bautismo hemos muerto con Cristo al pecado, sabemos que también resucitaremos con Él.

Dispongámonos entonces, con un corazón nuevo y lleno de luz, a celebrar estos sagrados misterios, poniéndonos de pie y entonando el canto de entrada.

 Moniciones a las Lecturas

Monición única para todas las lecturas

Todas las lecturas de hoy se hacen eco de la buena noticia de Pascua: “Éste es el día en que actuó el Señor”. El evangelio nos traslada a la entrada del sepulcro vacío para que, con el discípulo amado, veamos y creamos. En este mismo sentido, la carta a los Colosenses exhorta a vivir unidos a Cristo resucitado; él es fuente de nuestra vida y razón de nuestro testimonio, como refleja el discurso de Pedro en la primera lectura del libro de Hechos de los Apóstoles.

Moniciones para cada lectura

Monición a la primera lectura (Hechos 10,34a.37-4)

En el libro de los Hechos de los Apóstoles nos encontramos hoy con aquellos primeros cristianos que fueron la «comunidad de Jesús Resucitado». El pasaje que leemos hoy es el testimonio de Pedro, en casa del pagano Cornelio, sobre la resurrección de Cristo. Escuchemos.

PRIMERA LECTURA

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 10, 34a. 37-43

En aquellos días, Pedro tomó la palabra y dijo:

«Conocéis lo que sucedió en el país de los judíos, cuando Juan predicaba el bautismo, aunque la cosa empezó en Galilea. Me refiero a Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, que pasó haciendo el bien y curando a los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba con él.

Nosotros somos testigos de todo lo que hizo en Judea y en Jerusalén. Lo mataron colgándolo de un madero. Pero Dios lo resucitó al tercer día y nos lo hizo ver, no a todo el pueblo, sino a los testigos que él había designado: a nosotros, que hemos comido y bebido con él después de su resurrección.

Nos encargó predicar al pueblo, dando solemne testimonio de que Dios lo ha nombrado juez de vivos y muertos. El testimonio de los profetas es unánime: que los que creen en él reciben, por su nombre, el perdón de los pecados».

Palabra de Dios.

Monición al salmo responsorial (Salmo 117)

El salmo para este domingo no podía ser otro que el 117, el más «pascual» del Salterio. Manifestemos nuestra alegría y nuestro gozo diciendo:

Salmo responsorial: Salmo 117, 1- 2. 16ab-17. 22-23

R. Este es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo.

Dad gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Diga la casa de Israel:
Eterna es su misericordia. R.

La diestra del Señor es poderosa,
la diestra del Señor es excelsa.
No he de morir, viviré
para contar las hazañas del Señor. R.

La piedra que desecharon los arquitectos,
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente. R.

Monición a la segunda lectura (Colosenses 3, 1-4)

De las cartas de San Pablo a los de Colosas escuchemos un pasaje breve pero denso y estimulante para buscar las cosas de arriba, después de haber experimentado la resurrección con Cristo Jesús.

SEGUNDA LECTURA

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Colosenses 3, 1-4

Hermanos: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra.

Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria.

Palabra de Dios.

Secuencia:

Ofrezcan los cristianos
ofrendas de alabanza
a gloria de la Víctima
propicia de la Pascua.

Cordero sin pecado
que a las ovejas salva,
a Dios y a los culpables
unió con nueva alianza.

Lucharon vida y muerte
en singular batalla,
y, muerto el que es Vida,
triunfante se levanta.

«¿Qué has visto de camino,
María, en la mañana?».
«A mi Señor glorioso,
la tumba abandonada,

los ángeles testigos,
sudarios y mortaja.
¡Resucitó de veras
mi amor y mi esperanza!

Venid a Galilea,
allí el Señor aguarda;
allí veréis los suyos
la gloria de la Pascua.

Primicia de los muertos,
sabemos por tu gracia
que estás resucitado;
la muerte en ti no manda.

Rey vencedor, apiádate
de la miseria humana
y da a tus fieles parte
en tu victoria santa.

Monición al Evangelio (Juan 20, 1-9)

El Evangelio de san Juan nos presenta hoy a los primeros testigos de la Resurrección de Cristo, quienes encontraron el sepulcro vacío el primer día de la semana.

Atendamos ahora el mensaje salvador que constituye la base de nuestra fe y de nuestra vida cristiana: la Resurrección del Señor. Entonamos el aleluya.

EVANGELIO

 Lectura del santo evangelio según san Juan 20, 1-9

El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.

Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo a quien quería Jesús, y le dijo:

—«Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto».

Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.

Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro. Vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.

Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.

Pues hasta entonces no había entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Palabra del Señor.

Oración de los fieles

Presidente: Dirijamos nuestra oración a Dios nuestro Padre, para que la comunidad cristiana, confirmada en la fe, dé razón de su esperanza ante todos los hombres. Digamos todos:

Por la resurrección de tu Hijo, escúchanos, Señor.

  1. Por el Santo Papa Francisco, los obispos y sacerdotes. para que tengan clara conciencia de que son parte activa y misionera de la comunidad pascual, generada por Cristo humillado en la cruz y glorificado en la resurrección. Oremos.
  2. Por todos los que tienen cargos de gobierno, para que no cierren los ojos ante la verdad. sino que acojan con honestidad las denuncias de sus desaciertos y busquen siempre un diálogo sincero y constructivo. Oremos.
  3. por los bautizados, para que en la aspersión de la sangre y del agua que brotan del costado de Cristo. renueven la gracia de su nacimiento en el Espíritu y busquen los bienes de allá arriba, donde está Cristo sentado a la derecha del Padre. Oremos.
  4. Por nuestros hermanos difuntos, para que Jesús. primicia de los resucitados, que ha llevado la humanidad a la diestra del Padre, los acoja en la morada de la luz, en la vida eterna.
  5. Por nosotros, que celebramos esta Pascua; para que, cuando aparezca Cristo, vida nuestra, aparezcamos juntamente con él en gloria. Oremos.

Presentación de las Ofrendas

Cristo ha resucitado y vive entre nosotros; presentémosle ahora las ofrendas del pan y el vino, y con ellos nuestras vidas para que nos permita un día gozar de la gloria de su resurrección.

Comunión

Cristo resucitado se ofrece en el Pan y el Vino, convertidos en su Cuerpo y su Sangre. Acerquémonos ahora a recibirle en nuestros corazones.

Final

Que Cristo Resucitado sea ahora parte de nuestras vidas. Vayamos a comunicar la gran noticia de la Resurrección a nuestros familiares y amigos.

Comentarios de Facebook
Cristomanía Católica
Cristomanía Católicahttps://cristomaniacatolica.com
Redacción Central de Cristomanía Católica

Musica

Cantos de entrada para la misa, con acordes y vídeo

0
Les ofrecemos un repertorio amplio de cantos litúrgicos de entrada para la Santa Misa, con acordes y cada canto incluye, al final, un vínculo al vídeo correspondiente.
Sandy Caldera

Sandy Caldera: cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana. Su biografía y sus canciones.

0
Sandy Caldera es una cantante católica, psicóloga y conferencista mexicana, cuyo testimonio es conmovedor, puesto que es invidente de nacimiento; pero Dios la ha dotado de grandes carismas para convertirse en la motivación de todos aquellos pesimistas que creen que Dios castiga y abandona a las personas con capacidades especiales.
Celinés Díaz

Celinés Díaz: cantante católica dominicana, su biografía y sus canciones

0
Conozcamos ahora a otra joven cantante y compositora católica que se está abriendo espacio entre un nutrido grupo de artistas que emergen, por la...
Athenas

Athenas (Athenas María Vinica): Su biografía y sus canciones

0
Athenas, cantante y compositora católica argentina, con tres discos de alabanzas y 7 de salmos para la Santa Misa, además de cantos para el Santo Rosario

Martín Valverde Rojas: biografía y canciones

0
Seguimos con nuestro apoyo a los artistas católicos. Conozcamos a Martín Valverde Rojas: Cantante católico, su biografía y sus canciones. Sin lugar a dudas Martín...